LEY DE EMERGENCIA DE ANALFABETIZACIÓN

“La ley es como un cuchillo, en manos de un cocinero experto hace cosas maravillosas pero en manos de un asesino, cosas desastrosas” José Alberto Ontiveros

21 de agosto de 1944, el presidente Manuel Ávila Camacho proclama la Ley de Emergencia de Analfabetización, con la cual se pretende convocar y obligar a la comunidad, mayor de 18 años, a cumplir con la labor social de educar a los iletrados. Debido a que el país tenía un importante índice de analfabetas provocado, según algunos, por el periodo de guerra revolucionaria.

 

El intento por enseñarle a la población a leer y a escribir, en su lengua natal o en castellano, tuvo como antecedentes dos campañas de alfabetización que buscaron crear igualdad social entre los pueblos. En la primera (1920-1930), José Vasconcelos fomentó la creación de un “ejército” de niños con instrucción primaria y profesores con honorarios para que cumplieran esta labor. En la segunda campaña (1934-1940), Lázaro Cárdenas creo el Programa Nacional de Educación y el de Pro-educación Popular con el objetivo de desanalfabetizar al país en tres años, así como mejorar el nivel cultural de los profesores y la higiene en las comunidades y viviendas de los obreros.

 

Uno de los fieles seguidores de esta idea fue Jaime Torres Bodet, quien junto con Dolores Uriba y Carmen Cosgaya apoyo la formación de centros de educación en las comunidades.

 

Lamentablemente, estos programas no tuvieron el efecto esperado. Incluso Noe Ibañez, en su artículo Primeros intentos de alfabetización en Guerrero y sus fracasos, afirma que mientras en Guerrero había un importante número de desertores, el gobierno publicaba un incremento en la cifra de personas letradas en el país.

 

Las campañas para combatir este problema persisten en la actualidad, pero tienen en su contra la corrupción, que parece ser una característica de la cultura mexicana.

 

La Ley de Emergencia de Analfabetización y sus seguidores tuvieron una intención noble, sin embargo -como diría José Alberto Ontiveros- la ley paso del cocinero al asesino, dejando que su principal objetivo se perdiera en los intereses personales de algunos encargados de llevarla a cabo.

 

Por ello, más que un suceso para recordar, esto es información para compartir y reflexionar.

 

Adriana Ontiveros Escalona

 

**La primera versión de este texto se públicó por la Dirección de Difudión Cultural de la E. N. A. H. en medios electrónicos.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Floretta Levens (viernes, 03 febrero 2017 00:15)


    I'm impressed, I must say. Rarely do I encounter a blog that's equally educative and entertaining, and without a doubt, you have hit the nail on the head. The issue is something that too few men and women are speaking intelligently about. I'm very happy I found this in my search for something concerning this.

  • #2

    Luis Matthes (viernes, 03 febrero 2017 10:31)


    My spouse and I stumbled over here by a different web page and thought I may as well check things out. I like what I see so now i am following you. Look forward to exploring your web page again.

  • #3

    Marcel Niccum (domingo, 05 febrero 2017 07:35)


    I'll right away take hold of your rss feed as I can't find your e-mail subscription hyperlink or newsletter service. Do you have any? Kindly let me recognize in order that I may subscribe. Thanks.

  • #4

    Rebecca Broder (lunes, 06 febrero 2017 22:02)


    Hello to all, the contents existing at this site are truly amazing for people knowledge, well, keep up the nice work fellows.

Contacto

 

Tel: +52 (55) 5581-5600 y +52 (55) 2680-6273

E-mail: asesoria@boe.com.mx

Web: http://www.facebook.com/BufeteOE