¿ES NECESARIO LEGALIZAR LA PROSTITUCIÓN EN MÉXICO?

La respuesta es un claro, absoluto y rotundo NO. Por la misma razón por la que no es necesaria legalizar el libre tránsito peatonal por los parques públicos. En México la prostitución es una actividad plenamente válida. 

Probablemente, la mayoría de los mexicanos crean que no es legal debido a la influencia de la televisión (no hay que olvidar que en las telenovelas juran que se puede hacer un testamento válido a escondidas y meterlo en un cajón, así como que los juicios en MX se llevan en el despacho del juez y otras taradeces similares) y de la cultura gringa. Resulta que en gringolandía, sí se persigue la prostitución como delito y también se pueden hacer testamentos a escondidas y meterlos en un cajón. Sin embargo, en México no sufrimos de semejantes tonterias (quizá sufrimos otras).

Para que una actividad esté prohibida en nuestra tradición jurídica requiere de una orden expresa en alguna ley emitida por el congreso en uso de alguna facutlad constitucional. También puede restringirse si en la Constitución la autoridad administrativa posee alguna facultad expresa para reglamentarla. Ahora bien,como no existe dicha prohibición (busquenla hasta que sus ojos se sequen y los pierdan -más adelante les explicaré qué es lenocinio y otros delitos relacionados-), la prostitución en México goza de la protección general que gozan todas las demás artes, oficios y profesiones. Sin embargo, por las caracteristicas e implicaciones de dicha actividad recibe ciertas protecciones especiales, al igual que restricciones.

Para clarificar este punto, es importante señalar que una de las garantías individuales consagradas en nuestra Constitución es la llamada "libertad de profesión" la cual según el artículo primero de la misma no puede restringirse sino en las mismas condiciones que ella establece. El artículo cuarto, que consagra el derecho en cuestión, es del tenor siguiente:

"Artículo 5o. A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad. Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial.

La Ley determinará en cada Estado, cuáles son las profesiones que necesitan título para su ejercicio, las condiciones que deban llenarse para obtenerlo y las autoridades que han de expedirlo.

Nadie podrá ser obligado a prestar trabajos personales sin la justa retribución y sin su pleno consentimiento, salvo el trabajo impuesto como pena por la autoridad judicial, el cual se ajustará a lo dispuesto en las fracciones I y II del artículo 123.

En cuanto a los servicios públicos, sólo podrán ser obligatorios, en los términos que establezcan las leyes respectivas, el de las armas y los jurados, así como el desempeño de los cargos concejiles y los de elección popular, directa o indirecta. Las funciones electorales y censales tendrán carácter obligatorio y gratuito, pero serán retribuidas aquéllas que se realicen profesionalmente en los términos de esta Constitución y las leyes correspondientes. Los servicios profesionales de índole social serán obligatorios y retribuidos en los términos de la ley y con las excepciones que ésta señale.

El Estado no puede permitir que se lleve a efecto ningún contrato, pacto o convenio que tenga por objeto el menoscabo, la pérdida o el irrevocable sacrificio de la libertad de la persona por cualquier causa.

Tampoco puede admitirse convenio en que la persona pacte su proscripción o destierro, o en que renuncie temporal o permanentemente a ejercer determinada profesión, industria o comercio.

El contrato de trabajo sólo obligará a prestar el servicio convenido por el tiempo que fije la ley, sin poder exceder de un año en perjuicio del trabajador, y no podrá extenderse, en ningún caso, a la renuncia, pérdida o menoscabo de cualquiera de los derechos políticos o civiles.

La falta de cumplimiento de dicho contrato, por lo que respecta al trabajador, sólo obligará a éste a la correspondiente responsabilidad civil, sin que en ningún caso pueda hacerse coacción sobre su persona."

Por la forma en que está redactado el artículo cuarto, si no existe una ley que de forma clara prohiba o tipifique la prostitución como delito, no hay forma alguna en que la misma pueda considerarse ilegal. En México la prostitución es legal desde hace siglos, la cultura católica no la prohibió sólo la recriminó, fueron los protestantes quienes la prohibieron. Lo que se prohibió en México fue la explotación sexual de una persona por otra (cosa absolutamente necesaria). Ese delito recibe el nombre de lenocinio y en el Distrito Federal se encuentra tipificado en el artículo 189 del Código Penal (la legislación federal es prácticamente inaplicable en delitos sexuales por la distribución de competencias, tendrían que prostituir a Noroña para que hubiera lenocinio federal).

A mediados del siglo XIX el Consejo de Salubridad General debatía si era mejor concentrar a las prostitutas en cierta zona de la ciudad o dejar que estuvieran en cualquier lado. Además, las prostitutas eran sometidas a revisiones periódicas para asegurarse que estuvieran sanas (práctica que se presto a corrupción, vejaciones y abusos). Desde los inicios de la ciudad de México la Merced ha sido una zona de prostitución abundante.

Es curiosa la forma en que ahora se lidia con la prostitución en la ciudad de México, hay zonas de tolerancia sin ningún fundamento. En realidad, se puede ejercer en cualquier lado, pero el asunto es que en términos del artículo octavo de la Ley de Justicia Cívica del D.F. la prostitución sólo es sancionable como falta administrativa (multa y máximo 24 horas de arresto) cuando se ejerza en la vía pública y los vecinos se quejen, sino hay queja de vecinos está absolutamente prohibido que la persona que se prostituye sea molestada.

La prostitución no ha tenido un acceso pleno a la seguridad social del estado debido a que es un oficio en el que no hay patrones (su patrón sería el chulo o lenón y eso está prohibido) y es irregular por lo que al igual que con los cerrajeros, zapateros y otrso oficios independientes, no acostumbran irse a registrar al IMSS ni realizar aportaciones. Sin embargo, es perfectamente posible (tras saldar algunos problemas prácticos, no distintos de los aque afrontaría un taxista) afiliarse al IMSS.

Por último, insistir en la creación de un documento que de forma expresa diga que ser puta es legal resulta ocioso; puesto que no habría razón para no crear otro que diga que ser pepenador, investigador privado, modelo nudista, cobrador de poca monta u otras actividades molestas y con límites poco claros respecto a su rango aceptable es legal. Uno de los problemas actuales del estado mexicano es la sobre regulación.De esta absurda legislorrea se quejan todos los días los ciudadanos, pero absurdamente quieren solucionar todo con papelitos del congreso que no serán conocidos por todos en virtud de lo abundantes y poco trascendentes. En consecuencia no serán aplicados y no modificarán nada.

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Fernanda Vega (miércoles, 13 junio 2012 14:13)

    Por supuesto, es absurdo querer regular o legalizar algo que en primera instancia no está prohibido. Algo que me salta mucho a la mente es que realmente la sociedad no está acoplada a su propio sistema jurídico debido a la influencia de los medios.

  • #2

    alberto (miércoles, 12 febrero 2014 11:34)

    Hola buen día, me queda claro entonces que la prostitución no es ilegal en México, pero entonces ¿se podría celebrar un contrato de prostitución sexual entre particulares? teniendo en cuenta que es licito y ademas de que existiría un acuerdo de voluntades. (es para mi tarea)

  • #3

    angel ibarra (jueves, 22 enero 2015 08:01)

    No estoy de acuerdo con usted ya que el articulo 5 establece el ejercicio de profesion siendo licito y lo licito se encuentra plasmado en nuestra legislacion, hasta hoy en dia la prostitucion no se encuentra contemplado en nuestro derecho laboral mexicano, por la cual no puede ser licito, ahora entendemos el habeas corpus del individuo que practique este ejercicio, pero solo encontramos en nuestra legislacion leyes ortodoxas y sin sentido que no busca regular el ejercicio como tal, sino solo al individuo realizando examenes y analisis desgantantes y discriminantes, no hay seguro social, seguro medico incluso en paises como alemania, holanda ya se tiene hasta pension en este rubro.

  • #4

    Raymundo Garcia Ojeda (miércoles, 15 abril 2015 05:12)

    bnas tardes...entonces se entenderia que ejercer la prostitucion es legal, ya que no hay norma expresa que indique que es ilegal??..asi es el razonamiento?--gracias

Contacto

 

Tel: +52 (55) 5581-5600 y +52 (55) 2680-6273

E-mail: asesoria@boe.com.mx

Web: http://www.facebook.com/BufeteOE